Nadal toma impulso ante Isner

 

Día 14/05/2015 - 13.40h
 

El balear consigue neutralizar los peligrosos servicios del estadounidense y alcanza los cuartos en Roma (6-4 y 6-4)

 

 

Nadal toma impulso ante Isner

Rafael Nadal 6 6      
John Isner 4 4  

 

La dinámica ascendente que adquirió Rafa Nadal en el Mutua Madrid Open se cortó en la final, ante Andy Murray. Pero el tenista balear se quedaba con lo bueno a pesar de la derrota. Con eso bueno ha viajado a Roma, a seguir peleando contra sus propios nervios para afrontar la recta final a Roland Garros lo más competitivo posible. Lo bueno le ha llevado a avanzar un poquito más. Si su estreno ante Ilhan fue plácido, supo sufrir ante John Isner, su primer gran escollo en el Masters 1.000 de Roma (6-4 y 6-4). [Narración y estadísticas]

Con el calor del foro itálico, Nadal se enfrentaba a un sacador con unas tremendas palancas en los brazos que suele crear problemas por sus poderosos saques. Pero en la lenta tierra italiana, el balear logróneutralizar los servicios que superaban los 200 kilómetrospor hora en el sexto juego para encarrilar el set. Su propio saque le impulsó a terminar el set con superioridad. Solo una doble falta, cuando disponía de tres bolas de set, manchó levemente su gran último juego.

La misma dinámica se mantuvo en el segundo parcial. Intentó Nadal atacar desde el resto, pero lo que fallaba el fondo de la pista, Isner lo arreglaba con un gran saque posterior. El balear no se inquietó. Se mantuvo concentrado en su servicio a la espera de su oportunidad. Con segundos servicios a más de 130 kilómetros por hora se hizo difícil el ataque, hasta que las piernas del balear llegaron donde no se esperaba Isner, y la muñeca le brindó la oportunidad de una opción de rotura en el séptimo juego. Duró solo un instante, lo que tardó en sacar el estadounidense.

Pero la semilla de que podía ya la había sembrado. En el noveno juego lo intentó de nuevo. Se trabajó los dos primeros puntos y con un nuevo passing shot se labró la quinta opción de rotura del partido. Y si solo había conseguido una en el primero, solo una le bastó para encarrilar el segundo. Puño al cielo y arriba la confianza para sacar por la victoria y la siguiente ronda.

Terminar nuca es fácil, y aprovechó Isner para meter miedo con un 15-30, pero Nadal ya ha amueblado la cabeza sin los nervios de otras épocas -solo tres errores no forzados, dobles faltas, por 21 de Isner, y 17 ganadores- y celebró con los brazos este balón de oxígeno con el que cada vez se siente más competitivo, más capaz, más Nadal.

Retour à l'accueil