MUTUA MADRID OPEN | TIMOTHY GALLWEY

“Nadal sufre interferencias que le están agarrotando”

W. Timothy Gallwey (San Francisco, EE UU, 1938) fue capitán del equipo de tenis de la Universidad de Harvard antes de escribir un ‘best seller’: ’El Juego Interior del Tenis’.

 

ALEJANDRO DELMÁS

5 de mayo de 2015 04:57

 

—Tras su paso por Harvard, usted, Tim, se ha convertido en todo un ‘coach’ y no solo de tenis, sino también en golf y con la International Coach Federation, que le ha traído aquí a España y al 525 de la calle de Alcalá. ¿Qué podemos hablar sobre el momento de Rafa Nadal?

—Primero, y en general, de lo que se trata con cualquier deportista o competidor en orden a lograr su mejor rendimiento (‘top performance’) es de que se sienta a sí mismo y rompa reglas y ligaduras externas.

—¿Y todo este proceso que afecta a Nadal?

—Va todo de nervios, nerviosismo (‘nervousness’). Rafa Nadal era feliz. Pero, tras seis meses de lesión, han llegado las derrotas... y le ha llegado la presión. Antes, él sonreía: siempre. Y ahora le afecta la presión como a los otros, algo que nunca él había sufrido. Y ha dejado de sonreír.

—¿En qué puede centrarse ese nerviosismo y cómo lo combatiría usted, Tim?

—Veo nervioso a Rafa en todo lo que hace. Así es difícil. Veo interferencias que operan sobre él. Esas interferencias que sufre le están agarrotando. Él ha dicho que va a arreglarlo (‘will fix it’). Va a entrenarse a tope y sin cesar, pero será difícil si incluso los ejercicios de los entrenamientos los hace nervioso, sin sentirse libre.

—¿Qué solución ve? ¿Podría detallar esas interferencias?

—Necesita volver a ser él mismo, ese joven alegre y sin límites ¿Cómo aprendió a golpear la bola de un modo que nadie hace en el mundo? Dudo que eso se lo haya enseñado exactamente su entrenador, Toni. Fue... siendo él mismo. Sucedió él. En golpes y en su forma alegre y dinámica de abordar los partidos, Nadal era exactamente alguien que no es ahora y debe de volver a ser: él mismo. Las derrotas y la fuerte presión externa han sido las mayores interferencias que se advierten por lo que yo puedo ver desde mi posición.

—Como despedida y por insistir. ¿Qué ejemplo pondría?

—Pancho Gonzales fue a escribir aquel libro suyo famoso, ‘Tennis’, y el editor le pidió que describiera cómo cogía la raqueta. Y Gonzales replicó: “Esa página la dejó en blanco. Yo juego al tenis con guts, con mis tripas, lo que hay entre mis costillas y mi corazón. De ahí sale todo”. Pues eso es.

Retour à l'accueil