Ha perdido potencia y efecto

Nadal busca su derecha

  • Rafa, que parte este miércoles a París, ha bajado la efectividad del golpe que le dio las victorias

 

JOAN SOLSONA. BARCELONA 19/05/15 - 11:43

La sombra de Nadal, en un momento en el que el tenista se dispone a golpear de derecha. Foto: Reuters

La sombra de Nadal, en un momento en el que el tenista se dispone a golpear de derecha. Foto: Reuters

En 2009, cuandoRafael Nadal sufrió la única derrota en Roland Garros en 67 partidos ante Robin Söderling, el análisis del vestuario era claro: "La derecha de Nadal ya no pica como antes". El balear, que ha descendido hasta el séptimo puesto del ranking ATP, posición que no ocupaba desde el 2 de mayo de 2005, sabe que la falta de confianza a estas alturas -nueve derrotas este año, cuatro en tierra- le ha afectado en especial su golpe de derecha, el que le ha dado tantas y tantas victorias.

En la presente temporada ha sacado como siempre, en momentos determinados le ha faltado dirigir más los tiros con el revés, pero donde Rafa gana y pierde los partidos es con la efectividad o la falta de contundencia con la derecha. "Yo le veo ganando por décima vezRoland Garrossi logra atravesar más la bola con su mejor golpe. No se puede ir hacia atrás con la espalda", confiesa Jordi Arrese, el capitán que le dio la alternativa, junto a José Perlas y Juan Avendaño, en la final de la Copa Davis de 2004.

Jofre Porta, que supervisó junto a Toni Nadal su formación hasta llegar a la élite, reflexiona sobre lo que le pasa: "Se está intentando reinventar. Ha renunciado un poco a la altura por las direcciones. Y todos los cambios cuestan pero si hay alguien que ha demostrado superación ése es él. Lo conseguirá".

Nadal toca hoy menos la pelota, se le queda menos tiempo en el cordaje de su raqueta Babolat. Ha perdido altura, efecto y potencia. Por eso sufre tanto cuando tiene delante a pegadores, dígase Novak Djokovic, en el TMS de Montecarlo, Andy Murray, en la Caja Mágica, o Stan Wawrinka, en el Foro Itálico, que aprovechan el bote bajo de la pelota del balear, por debajo de sus hombros.

Incluso en el Masters 1.000 monegasco estrenó un prototipo de Babolat que le ayudara a conectar más ganadores. La prueba acabó tras ceder en los octavos de Barcelona con el italiano Fognini. Manolo Santana, director del Mutua Madrid Open, campeón de cuatro torneos del Grand Slam, entre ellos las ediciones de Roland Garros en 1961 y 1964, vio en directo la última derrota de Rafa en Roma contra Wawrinka.

Santana, en primera fila
"Echo de menos su derecha, la paralela que tantas alegrías nos ha dado. Coge un poco tarde la bola y eso le hace cometer más errores. Pero París, a cinco sets, es otra historia", analiza. Nadal, que ha perdido más partidos en tierra en 2015 que en el periodo entre 2006 y 2010, ya vive con ganas la cercanía de los Internacionales de Francia.

"Cada temporada es la misma historia. Estás nervioso, quieres ganar porque quieres sentir de nuevo esa sensación inexplicable de salir vencedor de un Grand Slam. Ganar allí te da la fuerza y la confianza para ganar en otros torneos", comenta en la revista oficial del torneo. Mañana partirá junto al resto de su equipo con destino a París. Será fiel a las mismas costumbres. Se alojará en el mismo hotel, irá a los mismos restaurantes y se rodeará de la misma gente. Sólo romperá la rutina habitual para acudir el próximo sábado a la gala de su Fundación para recaudar fondos para los niños más necesitados.

Retour à l'accueil