Gala León prescinde del encordador del equipo de la Davis

Día 19/06/2015 - 16.27h
 

Xavi Segura, que llevaba quince años con el equipo español, es un hombre de la máxima confianza de los jugadores

 

Xavi Segura, en el Mutua Madrid Open de 2013

Nuevo capítulo del culebrón de Gala León y la Copa Davis, un asunto que cada día parece más enquistado. Esta vez no es la renuncia de un jugador o las palabras de cualquier tenista opinando sobre el tema. Ni siquiera es la Federación la que se pronuncia. Ahora, la capitana ha decidido prescindir de Xavi Segura, encordador del equipo durante quince años y un hombre en el que todos los jugadores confiaban.

«Se acabó. No volveré a encordar una raqueta para La Armada después de 15 años haciéndolo. Tras haber vivido los mejores momentos de nuestro tenis (Ensaladeras del 2000, 2004, 2008, 2009 y 2011), haber sufrido para evitar la perdida de la categoría y haber sido testigo del descenso a Segunda División el pasado mes de septiembre, Gala León ha tomado la decisión de sustituirme en el cargo por una persona de su confianza. Después de obtener la confianza de todos los capitanes anteriores sin dudarlo un solo segundo, la nueva seleccionadora no la tiene», explica Segura en una carta que publica«Tennistopic»

Segura asegura en el texto que su salida del equipo no es injusta y admite que cada uno puede formar su grupo de trabajo de forma libre. Sin embargo, lamenta la actitud de Gala León en todo este asunto. «Las personas que están al mando tienen la posibilidad de actuar según su forma de ver las cosas. Sin embargo, me habría gustado recibir una llamada de Gala, a la cual conozco desde hace años. Me habría encantado que hubiese descolgado el teléfono para hablar conmigo y explicarme en primera persona los motivos de mi destitución», afirma. «Claro que es comprensible que quiera rodearse de alguien de su confianza, pero me quedo con la duda de saber por qué ahora no sirvo para continuar haciendo algo que es parte de mi vida».

Segura, que estado con ocho capitanes, relata también sus mejores momentos con el equipo. «Me llevo un baúl lleno de recuerdos que ninguna decisión me puede arrebatar. Me considero amigo de la mayoría de ellos porque hemos compartido mil situaciones por el mundo. Y no hay precio para eso». Sin rencores, el encordador,encargado de las raquetas de Rafael Nadal en Roland Garros, por poner un ejemplo, desea toda la suerte del mundo a España en la serie contra Rusia.

Retour à l'accueil