Ana María Parera: Se sufre más perdiendo que la alegría que da cuando ganas

 

 

 

Alicante, 22 jun (EFE).- Ana María Parera, madre de Rafa Nadal y presidenta de la Fundación que lleva el nombre del tenista mallorquín, ha asegurado hoy que a ganar "todo el mundo se acostumbra" y que "hay que acostumbrarse a perder", ya que "siempre se sufre más perdiendo que la alegría que se tiene cuando se gana".

La madre de Rafael Nadal ha repasado, en una entrevista concedida a EFE en el Club Atlético Montemar de Alicante, la importancia de adquirir unos valores por encima de los éxitos deportivos, algo de lo que considera que hace gala su hijo.

- La Fundación habla de inculcar los valores de Rafa Nadal. ¿Cuál de ellos destacaría?

- No. Nos equivocamos. No se trata de inculcar los valores de Rafa Nadal, sino unos valores que Rafael ha tenido que trabajar y esforzarse a lo largo de los años. Es prepotente hablar de implantar los valores de Rafa Nadal. Simplemente se trata de que, por su experiencia, Rafa ha visto muchas barbaridades, muchos niños que han sufrido y los niños no tienen que sufrir por jugar a tenis.

- Como madre, ¿de qué está más orgullosa: de los éxitos de su hijo o de los valores que se le reconocen?

- No tiene color. Lo más importante es ver que tu hijo se ha convertido en una persona que ha luchado, sea cual sea su oficio. Para que triunfe en lo que él quiere y que sea feliz en lo que quiera.

- ¿Sufre más ahora que a Rafa le cuesta más ganar torneos?

- A ganar todo el mundo se acostumbra. A lo que hay que aprender a acostumbrarse es a perder y siempre se sufre más perdiendo que la alegría que se tiene cuando se gana.

- Cuando a uno le van bien las cosas, todo es más fácil. Ahora que no van tan bien, ¿se siente igual de orgullosa o más?

- No me meto más en estas cosas. Un hijo es un hijo esté arriba, abajo o a un lado. Estamos para apoyarle siempre, igual que cualquier padre.

- Hablando de valores, entre otras cosas se habla de machismo tras el rechazo por la designación de Gala León como capitana de la Copa Davis, ¿cómo está viendo la polémica?

- Lo siento mucho pero no hablo de estos temas. Es un tema suyo, no tengo nada que ver en esto, no tengo nada que comentar y tampoco quiero opinar. No es mi trabajo. La Fundación no se puede meter en eso.

- Hablemos de la Fundación, ¿qué implicación tiene Rafa Nadal en la misma? ¿Y en el circuito que lleva su nombre para niños menores de 12 y 14 años?

- Fue él el que quiso hacer este torneo. Pero nosotros trabajamos en más cosas dentro de la Fundación. Él está enterado y opina de todo, pero por su calendario laboral es imposible que esté in situ de momento porque no está ni en casa. En un futuro, sí estará.

- ¿Futuro lejano?

- Se verá. Supongo, pero se verá.

- Este año Alicante se estrena como sede de una prueba del circuito, que está creciendo. El nombre de Rafa Nadal llama mucho.

- Empezamos el año pasado, con menos pruebas y funcionó. La gente quedó muy contenta, los padres igual y los jugadores se lo pasaron bien. Este año hemos podido doblar el número de pruebas y de participantes. Estamos en ocho pruebas y cada una entre cuatrocientos y quinientos niños.

- Dicen que es un circuito diferente a otros, ¿en qué se diferencia?

- No queríamos un torneo normal. Rafael no quería un torneo normal sólo como referente del tenis. Es muy complicado pero ha funcionado de momento. Los niños que se apuntan tienen bastante asumido que el tenis es importante pero aún lo son más los valores que se transmiten a través del deporte. Es importante que crezcan como niños con unos valores y vivencias, con compañerismo, con todo lo que conlleva ser niño.

- ¿Cómo logran menguar ese gen competitivo?

- Los niños aprenden lo que se les enseña. Si solo aprenden a ser competitivos es porque muchas veces son los padres los que quieren que compitan y que ganen. A ellos muchas veces no les importa lo suficiente y lo más importante para los niños es que disfruten del entorno, de las actividades porque, no nos engañemos, la mayoría de estos niños no van a jugar a tenis en el futuro. Lo más importante es que aprendan a ser personas con capacidad de superación, de relacionarse y de disfrutar de un torneo con sus amigos.

- Como madre de Rafa Nadal, ¿qué aconsejaría a los padres?

- Creo que es importante que los niños crezcan sin presión. En esta edad lo más importante son los estudios. El deporte ayuda en todos los ámbitos, pero tienen que aprender a disfrutar y esforzarse en todos los ámbitos sin esperar ser el mejor. Lo peor es presionar a un crío para que juegue, hay que ayudarle a que haga las cosas bien, independientemente si gana o pierde. EFE

sgl/cta/ism

Retour à l'accueil