http://tenis.as.com/tenis/2016/12/30/mas_tenis/1483117016_155538.html

Rafa Nadal también tumba al número tres, Milos Raonic

 

Tras liquidar a Berdych (10º), también pudo con el canadiense: 6-1, 3-6 y 6-3. Mañana jugará (12:00, TDP) la final con Goffin, que derrotó a Murray.

Jesús Mínguez

Jesús Mínguez

3

 

30 diciembre 2016 17:56h

 

Si el jueves cayó Tomas Berdych, décima raqueta de la lista ATP, hoy Rafa Nadal tumbó a Milos Raonic, tercero del ránking, confirmando las buenas sensaciones que anunció en su vuelta al circuito. El canadiense, finalista en Wimbledon y de 26 años, es uno de esos tenistas que anuncian un cambio de guardia. Pero el español le paró los pies de entrada, marcando distancias y recordando jerarquías, en la semifinal del torneo de exhibición Mubadala, en Abu Dhabi, por 6-1, 3-6 y 6-3.

Nadal disputará este sábado la final, en un torneo que que ha ganado ya en tres ocasiones, contra el belga David Goffin. El habilidoso jugador de Lieja, que acecha el top-ten (es 11º), derrotó al flamante número uno Andy Murray por 7-6 (4) y 6-4. El belga cortó, aunque no sea en un torneo oficial, la mejor racha de la carrera del británico, que encadenaba 24 victorias.

Raonic, un jugador que es ya mucho más que un sacador, fue pulido en 2016 por Carlos Moyá, que estará en el banquillo de Nadal en Australia, y John McEnroe y ambiciona ganar pronto un grande. De entrada, y como sucedió con Berdych, Nadal le aturdió con un sprint brutal que le llevó a lograr dos roturas y colocarse 5-0. Con ese drive fulgurante que parece haber recuperado y que le hace dominar y no ser dominado. Arrebatar el servicio al tenista nacido en Podgorica no es fácil. Sus saques centellearon a más de 210 km/h. Las piernas y las manos tienen que estar rápidas. Y las de Nadal funcionaron.

En la segunda manga, Raonic se libró del acoso y, adentrándose en la red, consiguió un break en el sexto juego que le dio el parcial. En la tercera, un serio Nadal siguió abriendo la pista haciendo que la bola atravesara el espeso polvo que llegaba del desierto. Y dejó seco a la torre canadiense (1,96 m.) con un break para 3-1. El número nueve ganó al tres. Una cosa son los números y otra, recordó Nadal, los galones.

 

Retour à l'accueil