LIEN DE L'ARTICLE

Carreño cerró la remontada: espera la Serbia de Djokovic

 

 

Carreno fermé le retour: la Serbie attend Djokovic

 

Tras la victoria de Roberto Bautista, el gijonés derrotó a Nikola Mektic por 7-6 (4), 6-1 y 6-4 y firmó el 2-3. Los cuartos, del 7 al 9 abril como visitantes.

 

La lógica, al final, se impuso en una eliminatoria loca. España, con tres jugadores entre los 35 mejores del mundo y un top-ten de dobles, logró remontar en Osijek un 2-1 frente a una Croacia sin ningún tenista entre los 200 primeros de la ATP y jugará los cuartos de final contra la Serbia de Novak Djokovic, del 7 al 9 de abril.

El sábado, el camino hacia la sexta Ensaladera se había empinado, después de que el dobles formado por Feliciano y Marc López cayera en cinco sets con Nikola Mektic y Marin Draganja y obligara a ganar los dos puntos. Pero tanto Roberto Bautista como Pablo Carreño cumplieron. El primero derrotó a Franko Skugor por 6-1, 6-7 (4), 6-3 y 7-6 (6) en 3h:19 y el segundo remató a Mektic por 7-6 (4), 6-1 y 6-4 en 2h:15. Era una jornada para curtirse o hundirse, y España debería salir fortalecida por la experiencia. Y prevenida: sin Rafa Nadal, baja a última hora por desgaste en Australia, todo cuesta un mundo.

 

 

Los nervios, y tener a un país tras la nuca, pesan mucho en la Davis. Para todos. Primero, Bautista forzó el quinto partido, el definitivo, al hacer valer su ránking y su experiencia frente al sorprendente Franko Skugor, que el viernes había ganado en cinco sets a Carreño, y le derrotó en cuatro. Pero no fue nada fácil.

Bautista, 16º de la ATP, fue madurando su victoria frente al 223º en lo que definió luego como "una batalla emocional" y uno de los partidos "más tensos y nerviosos" de su vida. Tras un primer set fulgurante, en el segundo Skugor se creció después de que el español no aprovechara cinco bolas de break y llevó la manga a la muerte súbita para adjudicársela. El tercero, con temple, fue claro para Bautista ante un jugador muy exigido en el plano físico. Habitual de las previas y los challenger, enfrentarse a un top-20 podía pesarle.

 

 

Pero había que cerrar. Y Bautista no lo hizo en el cuarto set cuando servía para ganar y el de Sibenik igualó a cinco. Todavía neutralizó una bola de partido del español en la muerte súbita. Pero una derecha cruzada de Bautista fue la sentencia en la segunda. Y media liberación.

La liberación total llegó con Carreño, un jugador situado 26º del mundo y que con 25 años está llamado a ser un puntal en el futuro de un equipo con mucho treintañero. Conchita no quiso apostar por la experiencia de Feliciano (24 eliminatorias), en parte porque estaba tocado de la espalda.

En su prueba de fuego, el gijonés no se abrasó. El capitán croata Zeljo Krajan sacó a Ante Pavic del partido y metió a Mektic (65º por parejas y 319º en individuales), que debía jugar enchufado por la adrenalina de la victoria en dobles. Pero encontró a un Carreño firme, que sólo dudó cuando en el primer set sacaba para ganarlo y perdió el servicio. Dominó el tie-brek, la segunda manga y en la tercera tuvo paciencia para derretir a Mektic y con 6-4 pudo soltar la presión. Por 12ª vez, España remontaba un 2-1. Sigue viva. Espera Serbia tras el Masters 1.000 de Miami. Y, si no pasa nada, allí estará Nadal con todos detrás.

 

 

Retour à l'accueil